Artículos de la misma categoría

8 Comentarios

  1. 1

    Jose Luis quintero

    Otra historia que corrobora la idea Einstein acerca del carácter infinito de la estupidez humana y la letra de una canción de drexler donde nos describe como “un animal prodigioso con la delirante obsesión de querer perdurar”.Gracias por escribirlo y difundirlo.Abrazos.

    Responder
  2. 2

    Marianela Castés

    Felicitaciones Irene. Me encantó tu artículo, porque trayendo la triste historia de Schatz y su descubrimiento de la estreptomicina, te adentras en la humanización de la ciencia y sus científicos. Con sus grandes logros en beneficio de la gente y sus miserías humanas como todos. Me encantan las historias personales, sigue brindándonos otras que encuentres por allí.

    Responder
  3. 3

    Mari Luz

    No sabía yo nada de esta historia sobre quién había descubierto la estreptomicina, que salvó la vida de un hermano que padeció tuberculosis avanzada, con cavernas y siembra en los dos pulmones, a principios de los años 50; le pusieron 40 gr. en inyectables y se curó…cosa que no pudo hacerse con nuestro padre, que había fallecido de la misma enfermedad en 1947, por no existir este fármaco aún en España… Me causa gran pena la injusticia cometida con el estudiante que lo descubrió, y me alegro de que aún pudiera vivir cuando se le reconoció y se escribió sobre ello proclamándolo a todo el mundo que quisiéramos saber la verdad…Me duele profundamente el comportamiento del doctor que se llevó todos los laureles, y los disgustos y luchas en la vida del buen estudiante que puso tanto empeño y aquel no compartió con él su premio, ni siquiera nombró, llevándose solito todos los méritos.
    Me alegro de haberme enterado, por fin, de cómo fue todo sabiendo que Schatz fue el “verdadero” descubridor de la estreptomicina.

    Responder
  4. 4

    Inocente Alvarez

    No conocía de esta historia muy buena y de gran valor, me interese en este medicamento porque en mi juventud allá en Cuba años 195….y teniendo un gripe muy fuerte me inyectaron este medicamento el cual me afecto los nervios auditivos de ambos oídos los cuales hoy en día ya van por el 95% de perdida auditiva, mi vida fue afectada sobremanera mente mal, tanto en los estudios , trabajo y mi vida intima

    Responder
  5. 5

    José Gros-Aymerich

    Hola: en la polémica sobre el descubrimiento de la Estreptomicina, si fue Schatz o Waksman el autor, habría que considerar que si ya en 1940 Waksman había descubierto la Actinomicina, un producto que se utilza hoy contra el cáncer, es que Waksman conocía la técnica de búsqueda y detección de antibióticos. ¿Se puede poner al mismo nivel a quien ha desarrollado una técnica, y al técnico de laboratorio, aunque sea titulado, que siguiendo las pautas que le enseñaron, hace un nuevo descubrimiento? Las cosas no estarían tan claras a favor de Schatz y en contra de Waksman, si bien no es bueno desentenderse de quien trabaja para alguien en un lugar penoso, y con materias peligrosas. Quien comenzó a trabajar en ese entorno conocía las circunstancias y los grandes peligros de manipular bacilos de una enfermedad contagiosa y potencialmente mortal como la tuberculosis, pero este conflicto está resuelto en los contratos y la jurisprudencia sobre derechos de autor y patentes, si alguien hace un descubrimiento en el laboratorio de una empresa que le paga adecuademente o según lo acordado, o hace un invento patentable, todos los derechos de propeidad intelectual pertenecen al empresario, quizás más todavía en este caso en que el descubridor material no ha hecho otra cosa que seguir unos procedimientos establecidos por otro u otros antes de entrar el o ella en la empresa. Las empresas o los cabezas de los departamentos de hospitales o universidades suelen recompensar a quienes de hecho hicieron el descubrimiento, pero en este caso concreto parece que las quejas de Schatz debieron limitarse a lo inaceptable de su lugar y condiciones de trabajo, según las normas publicadas, por ejemplo, en la enciclopedia de medicina, higiene y seguridad en el trabajo, de la OIT.
    La sensibilidad a la toxicidad para el oído interno de la estreptomicina parece tener una base genética, y no era raro, en los primeros años de uso de antibióticos tóxicos, que los médicos lo olvidasen o no lo conociesen suficientemente al hacer una prescripción, una familiar mía tiene los dientes con mal color por haber recibido tetraciclinas por vía oral en la infancia, y cuando en España lanzaron el antibiótico antitumoral: ‘Adriamicina’, (Doxorubicina, se llama así porque en EEUU lo vendían los laboratorios: ‘Adria’), la fuerza de ventas del laboratorio hizo propaganda a los médicos generalistas del seguro de enfermedad, y a uno se le ocurrió hacer poner, para unas ‘anginas’, una inyección intramuscular de ese producto, que es como un cáustico, solo se puede inyectar en una vena con alto flujo, con consecuencias catastróficas, como era de esperar. Gracias, + salut

    Responder
    1. 5.1

      Mirador Salud

      Estimado José, gracias por su opinión. Gran parte de lo que usted dice es cierto, sin embargo, creo que Waksman cometió varios errores. Primero, aunque fuera el gran jefe y desarrollador de la técnica, el alumno que hizo toda la parte experimental e incluso sin que su tutor hubiera ejercido su tutoría a cabalidad como le correspondía, debió incluirlo en los derechos de la patente, como corresponde y más si ésta iba a ser donada a la universidad.Como científico conozco de cerca ese tema. Segundo, Schatz ha debido recibir también el premio nobel, pero, en el caso de que no ocurriera como efectivamente sucedió, ha debido mencionarlo en el discurso, y no lo hizo. En el artículo cuento la anécdota de Enders, Weller y Robbins, muy ilustrativa al respecto. Tercero, la intención de Waksman fue ocultar, olvidar o eliminar la participación del alumno para que los méritos se los llevara el solito. Tres errores éticos imperdonables para mí, aunque en aquellos tiempos “el jefe fuera el gran jefe”. Reciba las gracias y mis saludos. Irene

      Responder
  6. 6

    Maria Sanz

    En los años 1970 en España, ya se sabía que la Estreptomicina atacaba al nervio auditivo, y sin embargo a mi me lo dieron cuando ya lo estaban retirando del mercado. Hizo mucho daño y eso no lo cuentan demasiado en los medios. Anularon toda mi vida desde mi infancia….

    Responder
    1. 6.1

      Mirador Salud

      Gracias por su comentario, sin embargo, el propósito de este artículo fue relatar una historia y no evaluar la droga. Siento mucho lo que le paso. Saludos Irene

      Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Mirador Salud 2016 - Todos los Derechos Reservados
SOLUCIÓN WEB POR WEBTUS - INBOUND MARKETING INTELIGENTE

Suscríbete y recibe lo nuevo que tenemos para ti

x