2 Comentarios

  1. 1

    jose quintero

    Excelente artículo Irene. Me llaman la atención varios aspectos: la crítica a los hallazgos por las consecuencias políticas que pudiesen tener: estigmatización, eugenesia etc que por cierto no son improbables dado que eran la norma hasta hace algunas décadas. Pero lo que se encuentra en ciencia debería permanecer como un hecho sin valoración hasta que sea desplazado o negado por otros hallazgos… o eso es lo que uno quisiera pero tal vez ocurre raramente y la ciencia tampoco es tan neutra y tan objetiva. Luego está lo que tambien es un hecho: las conductas no heterosexuales corresponden a un 10% de la población a grosso modo y no son exclusivas de los primates que somos.Hay caballos , chimpancés, perros etc que no son heterosexuales. Las “causas” si que pueden determinarse no tienen necesariamente que ser genéticas. Recuerdo haber leido hace muchos años en un libro escrito por Marvin Harris que las conductas sexuales no reproductivas se incrementa cuando hay sobrepoblacion en muchas especies. Qué sería lo que hizo que se persiguiera a los homosexuales en la sociedad occidental moderna? Supongo pero es una conjetura al desgaire, que tiene que ver con el poder de las iglesias juedo cristianas musulmanas y comunistas y por lo tanto con el monoteismo absolutista o el ateismo absolutista…en fin. Abrazos.

    Responder
    1. 1.1

      Mirador Salud

      Gracias José Luis, nuestro asiduo lector
      La conducta no heterosexual ha generado una controversia política y generalizada en el mundo que abarca un rango muy amplio de posiciones que se balancea entre los extremos: desde la violación de los derechos humanos al calificarla como un hecho ilegal que debe ser castigado, en algunos casos con la pena de muerte, hasta una opinión pública de aceptación y muy favorable que llega al posicionamiento de esta conducta en los medios de comunicación y las redes sociales. Por ejemplo, en general, en países de occidente esta conducta es normal mientras que en algunos de África y de Asia es punible. Creo que de allí surgen las opiniones, algo extremas, señaladas en el artículo y la preocupación de los científicos por la inadecuada interpretación y utilización de sus resultados, los cuales indican que la causa de esta conducta no se atribuye a un solo gen, sino que es poligénica y sus variantes abarcan menos del 1% del genoma.
      Las causas asociadas a las hormonas, socioculturales, psicosociales, epigenéticas u otras son temas muy profundos para otros artículo.
      Mi aprecio y saludos
      Irene

      Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Artículos de la misma categoría

Mirador Salud 2016 - Todos los Derechos Reservados
SOLUCIÓN WEB POR WEBTUS - INBOUND MARKETING INTELIGENTE

Suscríbete y recibe lo nuevo que tenemos para ti

x